Egipto

Aunque el Egipto moderno se encuentra en estos momentos absorto en la normalización política y social posterior a la revolución de enero de 2011, es el Egipto antiguo y su historia los que siguen fascinándonos a los occidentales. Los misterios de esta civilización anterior a las de Grecia y Roma no dejan de intrigarnos. Sus monumentos levantados para la eternidad, sus incontables divinidades o la forma en que los antiguos egipcios consiguieron domesticar una naturaleza hostil para dotar a la humanidad de algunas de sus mayores obras maestras son cosas que superan al hombre moderno, acostumbrado a la dictadura de lo efímero...
Déjese conquistar por la región del Delta y Alejandría, ciudad mediterránea por excelencia donde podrá disfrutar de un paseo en calesa por la Cornisa, entre el fuerte de Qaitbay y la mítica biblioteca. La luz de Asuán le embrujará nada más llegar al Nilo, alma del país desde la más remota antigüedad. Desde aquí, falúas y barcos de motor le llevarán hasta las islas Elefantinas y File, una de las maravillas de Egipto. Cada año, los cruceros con salida de Asuán, popularizados por Agatha Christie, conducen a millares de turistas hacia Lúxor, cuyas piedras resumen toda la historia de los faraones. Karnak, el Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas... Lugares todos sublimes que le dejarán sin habla.
Y, cómo no, El Cairo: la capital es tan extensa y compleja que el forastero se suele sentir perdido. Esta urbe tentacular y bulliciosa alberga sin embargo maravillas arqueológicas y barrios de zocos y tiendas que merecen ser descubiertos con tiempo.

El Cairo

Déjese encantar por las mil y una caras, las múltiples identidades y los apasionantes contrastes de la mayor metrópolis del mundo árabe. De la Gran Mezquita al-Azhar a Khan al-Khalili (el zoco), sumérjase en el ambiente de la época fatimí: madrasas y mezquitas, bonitas casas con celosías. Descubra también El Cairo de los mamelucos, alrededor de la Ciudadela de Saladino; pasee por el tranquilo barrio copto antes de volver a la bulliciosa y moderna ciudad que se extiende alrededor de la plaza Tahrir. Finalmente, piérdase en la Ciudad de los Muertos, una verdadera ciudad dentro de la ciudad, instalada en un cementerio gigante. Sin olvidar el prestigioso Museo Egipcio…

Museo Egipcio de El Cairo

Cerca de 120.000 piezas recapitulan la historia de las dinastías que durante 5.000 años se sucedieron en Egipto. Esculturas y mobiliario funerario ocupan más de 50 salas: estatuas de reyes y reinas (Hatshepsut, Amenofis IV), o de divinidades (Tueris); Sarcófago de Ramsés II; joyas de las Tumbas Reales de Tanis, etc. Reunidas en un principio por el egiptólogo francés François Mariette en un pequeño museo situado en Bulaq, las colecciones empezaron a no caber enseguida: fueron transferidas a la meseta de Gizé y, al ir creciendo, a El Cairo. Está previsto un nuevo traslado a Gizé, en 2011, a unas nuevas instalaciones más apropiadas.

Tesoror de Tutankhamon

Un suntuoso tesoro compuesto por más de 2.000 piezas, entre ellas el trono, la famosa máscara de oro y el pectoral del escarabajo. El tesoro de Tutankamon acapara titulares desde su descubrimiento por Howard Carter en 1972, máxime porque las circunstancias de la muerte del faraón, fallecido prematuramente a los 19 años, seguían sin esclarecerse. Unas pruebas de ADN recientemente realizadas han revelado, por fin, la causa de la muerte y restablecido lo filiación de Tutankamon: era hijo, en efecto de Akenatón y de una de sus esposas secundarias (una de sus hermanas) y no de la reina Nefertiti.

Khan al-Khalili

Tómese su tiempo para pasear por el zoco más grande de Egipto, en pleno corazón de El Cairo islámico, entre la calle Muizz li-Din Allah y la mezquita Sayyidna al-Hussein. Aunque todavía es posible encontrar objetos de artesanía tradicional (cobre, cuero), los productos turísticos han invadido los puestos; pero se impregna uno del ambiente oriental, rico en colores y olores, sobre todo en el mercado de las especias. ¡Como en todos los zocos de Oriente Medio, el regateo es obligatorio!

Crucero por el Nilo

Navegar por el Nilo es una de las mejores formas de descubrir hasta qué punto Egipto está ligado al río que lo alimenta. Unos 300 cruceros salen semanalmente de Luxor a Asuán, pasando por Esna, Edfu y Kom Ombo, a bordo de grandes barcos equipados para distraer a los pasajeros. El turista en busca de autenticidad puede embarcarse en una falúa de vela para hacer una excursión... ¡más rudimentaria, pero en contacto permanente con el río y sus riberas!

Luxor

Capital del mundo antiguo, las innumerables maravillas de Luxor, catalogadas como Patrimonio Mundial de la Unesco, se extienden a orillas del Nilo. Al este, se levantan las ruinas de los templos dedicados a Amón (Luxor, Karnak), que debe visitar en calesa para apreciar la alegría de vivir bajo el cielo egipcio, tan azul durante la estación templada (octubre-marzo). Al oeste, la montaña tebana alberga los hipogeos del Valle de los Reyes y de las Reinas. Tras la animación de las callejas y del zoco de Luxor, una inmersión en el silencio de la eternidad.

Templos de Karnak

Auténtica ciudad santa, consagrada al culto de Amón-Ra, Karnak se presenta como un gigantesco santuario dedicado a la tríada tebana. Además del Templo de Amón, pueden verse los de la Diosa Mut y el Dios Konsu. El conjunto de Karnak es uno de los más importantes del valle del Nilo. Todavía no se han descubierto todos sus secretos, ni mucho menos, por lo que sigue siendo objeto de excavaciones e investigaciones, desde las primeras llevadas a cabo por el arqueólogo Auguste Mariette en 1860.

Valle de las Reinas

Conocido como Ta set Neferu («lugar de la perfección») durante el Egipto faraónico, este valle encajonado contiene más de sesenta tumbas de reinas, príncipes, princesas y algunos grandes dignatarios de la Corte. Inspirados en el Libro de los Muertos, los relieves, casi intactos, que decoran la Tumba de Nefertari (n° 66), primera esposa de Ramsés II, han conservado sus espléndidos colores originales. Admire, también, las tumbas de los hijos de Ramsés III, Amon-her-Khepechef (n° 55) y Khaemuaset (n° 44). La belleza de las tumbas suscitó la codicia de los ladrones. El Valle de las Reinas fue objeto, en la Antigüedad, de importantes saqueos que despojaron a las tumbas de sus momias.

Templo de Hatchepsut

Impresionante templo situado en Deir el-Bahari y excavado en la roca, obra de Senenmut, el arquitecto de la reina Hatshepsut. Está formado por tres terrazas superpuestas al pie de la montaña tebana, conectadas entre sí por rampas. Las decoraciones murales de la 1ª terraza, más fragmentarias, contienen algunas bonitas escenas (caza en los pantanos); las de 2ª terraza merecen verse en detalle, sobre todo, la Expedición al País de los Punt y la Teogamia Real.

Valle de los Reyes

La roca calcárea de la montaña tebana fue el lugar elegido por todos los faraones del Imperio Nuevo (salvo Akenatón) para excavar sus tumbas. Hay 63 registradas oficialmente y catalogadas por orden de descubrimiento... ¡pero el lugar no ha desvelado todavía todos sus secretos! La tumba más antigua es la de Tutmosis I (n° 38). No se pierda las de Amenofis II (n° 35), Ramsés I (n° 16), y sobre todo, los Hipogeos de Seti I y de Ramsés III (respectivamente n° 17 y n° 11), espléndidamente decorados. La de Tutankamon, que recelaba el fabuloso tesoro expuesto en El Cairo, es la más decepcionante. En el Valle de los Reyes están enterradas dos reinas, Hatshepsut y Tausert (esta última tumba fue usurpada por Setnakht, primer rey de la XX dinastía).

Gran Templo de Abú Simbel

Totalmente excavado en la roca, el más famoso de los templos erigidos por Ramsés II debe su supervivencia a la egiptóloga Christiane Desroches Noblecourt y a la Unesco que, durante la construcción de la presa de Asuán, financió su traslado para salvarlo de las aguas. Impresiona por su monumental fachada, donde pueden verse los cuatro colosos sedentes del faraón, tocados con el nemes y llevando la barba postiza. En su interior destacan los bajorrelieves representando las conquistas militares de Ramsés II (batalla de Qadesh, en especial).

Gran Templo de Amón

Dedicado a la divinidad imperial Amón, el Gran Templo está rodeado por una muralla de 1,5km de longitud y 800m de ancho. El 1º pilono (el templo tiene 10) da acceso al majestuoso Gran Patio que servía de escala a las barcas sagradas, que llegaban en procesión por la Avenida de las Esfinges. Esta larga «avenida procesional», que unía a través de un canal el templo de Karnak y el de Luxor, acaba de reabrirse dando pie a numerosas polémicas por culpa de su elevado coste y porque ha obligado a trasladar a las poblaciones vecinas. Imprescindible visitar la Gran Sala Hipóstila con ciento treinta y cuatro columnas, cuyos fustes están decorados con escenas que glorifican a Amón.

Templo de Luxor

El patio de Ramsés II, la columnata y el patio de Amenofis III resumen magistralmente por sí mismos la historia de este templo, dedicado al dios Amón y a las celebraciones en honor de Otep. El templo de Luxor, unido al de Karnak por la Avenida de las Esfinges, era el punto de partida de las procesiones de barcas sagradas cargadas de ofrendas. En la naos se encuentra la Cámara de Nacimiento de Amenofis III, donde la madre del rey desposaba ritualmente a Amón-Ra.

Asúan

A las puertas de la Baja Nubia, Asuán es una ciudad absolutamente seductora. Su población nubia es muy acogedora, el aire es milagrosamente puro y el cielo de un azul radiante. Las falúas que bogan por el Nilo con las velas al viento entre las enormes rocas de granito y las verdes islas, se recortan contra la arena dorada del desierto. El espléndido yacimiento arqueológico de File domina el lago Nasser y la misteriosa Nubia. La ciudad más meridional de Egipto invita a la ensoñación y al descanso, a un arte de vivir muy alejado de la agitación de El Cairo.

Paseo en Falúa por el Nilo

Pasearse a bordo de una falúa, ese velero símbolo del Nilo, es una experiencia única. Dependiendo del tiempo y de las ganas -la navegación en falúa es propicia a la holganza y la contemplación-, puede elegir entre un breve paseo frente a Asuán, por las Islas Elefantina y Kitchener, o unos circuitos más largos (desde unas cuantas horas hasta 2 o 3 días), como el que conduce hasta la Isla de Sehel: ascensión del Nilo hacia la primera catarata, visita de aldeas nubias y descubrimiento de inscripciones rupestres. Otros circuitos llegan hasta Edfu y Kom Ombo con vuelta a Asuán.

Filé

Filé es el lugar elegido por Isis, según la leyenda, para construir su morada. Continuando el culto a la diosa, Nectanebo I (XXX dinastía) y, sobre todo, los Ptolomeos elevaron un templo (acabado por los romanos), que fue desmontado y trasladado en 1968 a la isla de Agilkia, para protegerlo de las subidas del agua del lago Nasser. Descubra, también, la Puerta de Adriano (bonita escena representando las fuentes del Nilo), el Templo de Hator, erigido en honor a la diosa de la música (escenas de músicos), y el Quiosco de Trajano.

Templo de Isis

El templo se presenta como una verdadera ciudad religiosa, dedicada por completo al culto de la diosa madre. El patio interior, después del 1º pilono dedicado a Ptolomeo XII, conduce al Mammisi, donde se celebraba el nacimiento de Horus. Tras el 2º pilono, se penetra en el santuario de Isis propiamente dicho: admire el techo de la pronaos que conserva restos de su decoración pintada, la naos, que encierra la tumba de Isis, con sus bonitos relieves que muestran la ofrenda realizada por el rey a Hator dando de mamar al niño-dios.

Guiza

El nombre de Gizé proviene del antiguo barrio rural de Al-Djiza fundado en el s. VII y situado en las afueras de El Cairo. Este lugar extraordinario, uno de los más famosos del mundo, alberga las necrópolis reales de la IV dinastía: las afamadas pirámides de Keops, Micerinos y Kefrén, vigiladas por la Esfinge que se alza frente a ellas. Estos monumentos que alimentan las más fantasiosas leyendas desde la Antigüedad, siguen fascinando a los visitantes.

Pirámide de Keops

Obra maestra inigualada de la arquitectura, proeza técnica, séptima maravilla del mundo, la pirámide más antigua... los superlativos no faltan precisamente para calificar a la «Gran Pirámide» de Keops. Fue también la más alta (actualmente 138m) y la más voluminosa (2.521.000m3) para garantizar la inviolabilidad de los restos mortales de Keops. Hay que imaginarla de un blanco resplandeciente, puesto que estaba cubierta de placas calcáreas. Una serie de rastrillos dificultaba el acceso obstruyendo los corredores. Uno de ellos permitía llega a la Gran Galería. Atención, el número de entradas está limitado a 300 diarias.

Esfinge

Símbolo eterno de Egipto, la enigmática Esfinge de Gizé ha hecho mella en los espíritus desde siempre. Con 20m de alto por 57m de largo, esta monumental criatura con cuerpo de león y rostro humano, encarnación del poder del faraón, fue esculpida indudablemente en época de Kefrén y por ello, se la asocia con su pirámide. Perdió su policromía... ¡y su nariz, mucho antes de la llegada de Bonaparte a Egipto, contrariamente a lo que afirma la leyenda!

Pirámide de Kefrén

Hijo de Keops, Kefrén decidió construir su tumba al sur de la su padre para inscribirse en su continuidad. Al haberse perfeccionado las técnicas de construcción, la pirámide de Kefrén se levantó más rápidamente. Aunque menos alta, parece más estilizada que su vecina porque su declive supera los 2 grados. Las pirámides de Kefrén y de Keops representan el apogeo del gigantismo monumental de las pirámides egipcias. Hay que visitar también las ruinas que la rodean (principalmente su calzada, parcialmente conservada) ya que, como todas las pirámides, la de Kefrén formaba parte de un vasto complejo funerario.

Pirámide de Kefrén

Hijo de Keops, Kefrén decidió construir su tumba al sur de la su padre para inscribirse en su continuidad. Al haberse perfeccionado las técnicas de construcción, la pirámide de Kefrén se levantó más rápidamente. Aunque menos alta, parece más estilizada que su vecina porque su declive supera los 2 grados. Las pirámides de Kefrén y de Keops representan el apogeo del gigantismo monumental de las pirámides egipcias. Hay que visitar también las ruinas que la rodean (principalmente su calzada, parcialmente conservada) ya que, como todas las pirámides, la de Kefrén formaba parte de un vasto complejo funerario.

Alejandria

Aunque Alejandría no domina ya el mundo, como en tiempos de los Ptolomeos, aunque conserva muy pocos vestigios de su antigua gloria, no por ello deja de ser una ciudad encantadora, a caballo entre Oriente y Occidente, en la que apetece perderse, además de una estación balnearia muy apreciada por los cairotas. Recorra, sobre todo, su célebre paseo marítimo, Corniche, donde sigue reinando el ambiente cosmopolita que caracterizó a la ciudad en los años 1930-1950.

Biblioteca Alejandrina

La nueva biblioteca de Alejandría, construida en el mismo lugar que su prestigiosa predecesora, tiene forma de disco solar y pretende recuperar su posición de foco cultural del mundo mediterráneo... Fénix renaciendo de sus cenizas, parece surgir de las aguas. Del lado del mar presente un plano inclinado de vidrio, mientras que la fachada que da a la ciudad es de granito y tiene grabados todos los alfabetos del mundo, símbolo de la universalidad de este nuevo templo del saber. Además de una gigantesca sala de lectura con 7 alturas, alberga varios museos, un planetario, un palacio de congresos, centros de investigación, etc.

Paseo Marítimo

Un recorrido por el Paseo Marítimo, desde elFuerte de Qaitbay a la biblioteca Nueva, permite captar el carácter mediterráneo de una ciudad que vuelve sus ojos hacia Occidente. Permite revivir, asimismo, el ambiente cosmopolita de los años 1930 a 1950, por ejemplo en el hotel Cecil, inmortalizado por Lawrence Durrell en su Cuarteto de Alejandría. Paseo favorito de los alejandrinos, sobre todo al atardecer, está bordeado de hoteles, cafés y restaurantes. Sus playas de arena fina están muy concurridas en verano.

Fuerte de Qaitbay

«Mucho después de apagarse su luz, el recuerdo de su esplendor brillaba todavía en la memoria de los hombres». Así hablaba el inglés Forster del Faro de Alejandría, una de las Siete Maravillas del Mundo. En el s. XV, un siglo después de su desaparición, el sultán Ashraf Qaitbay decidió construir una imponente fortaleza en su emplazamiento, para proteger la ciudad. Restaurado hace poco, el fuerte constituye un bello ejemplo de arquitectura militar mameluca. Los arqueólogos que llevan 20 años realizando excavaciones submarinas han encontrado numerosos vestigios del faro.

Dakhala

Frondosos palmerales, vacas paciendo apaciblemente la brillante hierba verde, naranjos con las ramas dobladas por el peso de las frutas, buganvillas cuajadas de flores… así es Dakhla, el más fértil y poblado de los oasis. La riqueza de sus paisajes es de una belleza asombrosa que disipa instantáneamente la ligera inquietud de viajar al corazón del desierto. Después de recorrer durante horas colinas rocosas y llanuras de arena, ¡es como llegar al paraíso!

Museo Etnográfrico

Modesto museo de pequeñas dimensiones que expone objetos de la vida cotidiana en el marco de un hábitat local. El conservador, Ibrahim Camel, extremadamente amable, estará encantado de explicarle los usos a cualquier hora del día, y hasta de la noche. Una visita que le recomendamos encarecidamente ya que representa una excelente introducción a la vida del oasis.

El-Qasr

Antigua y fotogénica aldea, cerca del oasis de Dakhla que encanta a los visitantes con sus casas de adobe, su lagar, su muela y su Mezquita Nasr el-Din, escondida en sus callejuelas cubiertas. Aletargado y, paulatinamtente abandonado, El-Qasr recobra algo de la agitación que lo animaba en la Edad Media, cuando las caravanas de los mercaderes paraban en el barrio de Badura. Ahí es donde están instalados los alfareros que fabrican los segas (tradicionales cántaros ovalados).

El Jariya

Capital del «Nuevo Valle» bautizado en época de Nasser respondiendo a los grandes proyectos de modernización de los oasis, Kharga se desmarca de sus congéneres por su aspecto mucho menos salvaje. La agricultura está muy desarrollada. Si quiere descubrir los oasis in crescendo, debe empezar por éste. Aunque el viajero no se sentirá decepcionado, puesto que los yacimientos arqueológicos en los umbrales del desierto son muy hermosos, especialmente la Necrópolis de Bagawat.

Direcciones útiles

Oficina de turismo de Egipto – Gran Vía 78 - 28008 Madrid - tel. 915 592 121 Embajada de Egipto – Velázquez 69 - 28006 Madrid - tel. 915 776 308

Cuándo ir

Exceptuando la zona mediterránea, el clima es de tipo desértico subtropical. Por regla general, hace siempre bueno y calor, salvo entre diciembre y febrero, cuando el tiempo es más aleatorio. Recomebdable viajar durante todo el año.

Diferencia horaria

Cuando en Madrid son las 11 en El Cairo son las 12.

Formalidades

Pasaporte o DNI con una validez de 6 meses después de su regreso.

Salud

Contrato de asistencia recomendado (algunas tarjetas de pago lo incluyen sistemáticamente).

Botiquín

No olvide echar en la maleta paracetamol, un antiséptico, un antidiarreico, repelente contra los mosquitos, colirio y gel antiséptico para las manos.

Comer

Cuenta

La cuenta incluye diversas tasas, así que el final siempre pagará algo más de lo que había previsto. Compruebe que todo esté bien.

Horarios

Se almuerza entre 13-14 y se cena entre 20-21. Algunos restaurantes permanecen abiertos toda la tarde.

Compras Horarios

Las tiendas abren de sábados a jueves de 9 a 18 (22 en verano) y los viernes a partir de las 14; algunas cierran los domingos. Durante el ramadán las tiendas cierran a las 15.30 y vuelven a abrir de 20 a 23. En El Cairo, durante el verano, algunos comercios permanecen abiertos hasta las 2 de la mañana.

Regateo

Es una costumbre, salvo en el transporte público, en los grandes almacenes donde se indican los precios o las farmacias.

Antigüedades

Está prohibido sacar del territorio antigüedades de la época faraónica.

Recuerdos

Encontrará gran cantidad de objetos artesanales que se podrá traer de recuerdo: papiros, objetos de cobre, de latón, de cristal, de cuero, de marquetería…, narguile, alfombras, chilabas o galabiyas, prendas de algodón, joyas, perfumes, especias y condimentos, etc.

Desplazarse

En falúa

Embarcación tradicional del Nilo, es un medio muy utilizado para hacer excursiones, sobre todo en Asuán.

En taxi colectivo, microbús

Medios de transportes muy baratos y muy prácticos.

Días festivos

7 de enero – Navidad 

19 de enero – Epifanía

Marzo-abril – Pascua

Equivalente del Lunes de Pascua – Cham en-Nessim (fiesta de la primavera)

25 de abril – Festividad de la Liberación del Sinaí

1 de mayo – Día de los Trabajadores

23 de julio – Día de la Revolución de de 1952

6 de octubre – Día de las Fuerzas Armadas.

Dinero Moneda

La moneda es la libra egipcia (£): guinay en árabe, pound en inglés. Une libre se divide en 100 piastras (pt), ‘irsh en árabe.

Bancos / Cambio

Bancos: de domingos a jueves de 8 a 14 (13.30 durante el ramadán); en los lugares más importantes suelen abrir hasta más tarde.

Oficinas de cambio: 9-15 y 18-22. Suelen estar cerradas los viernes antes de las 13.30 y los sábados.

Tarjetas de pago

Hay pocos sitios que las acepten y en los oasis es casi imposible usarlas. Visa y Master Card son las más utilizadas.

Cajeros automáticos

Los cajeros se encuentran en los grandes hoteles, o en los aledaños, y las grandes ciudades. Cuidado con las comisiones.

Presupuesto

Un buen almuerzo: 50 £

Una comida simple en un restaurante sencillo: 20 £

Electricidad

La corriente es de 220 voltios, aunque los enchufes no están adaptados para las tomas de tierra.

Embajadas y consulados

Embajada de España – 41,  Ismail Mohamed - Zamalek - tel (02) 27 35 58 13 - www.maec.es/subwebs/embajadas/elcairo.

Consulado de España – 101, Av. El Horreya - Alejandría - tel. (03) 393 91 85 - www.maec.es/subwebs/consulados/alejandria.

Agua y alimentos

Beba sólo agua mineral. No deje que le pongan hielo. Mejor tomar alimentos cocidos que crudos y no coma muchas ensaladas. No compre ni consuma nunca la fruta ya pelada. Cuidado también con los helados.

Urgencias

Policía – tel.122

Policía turística – tel. 126

Primeros auxilios – tel. 123

Bomberos – tel. 125.

Seguridad

Consulte la página del Ministerio Español de asuntos exteriores para conocer los peligros que corre y las precauciones que conviene tomar cuando viaja a este país.

Información – www.maec.es

Teléfono

Llamar a Egipto desde el extranjero

00 + 20 + prefijo regional (sin el 0) + número del abonado.

Llamar desde Egipto

00 + prefijo del país (España 34) + número del abonado (sin el 0 inicial).

Llamadas nacionales

Marque el prefijo de la gobernación + número del abonado o únicamente el número del abonado si se encuentra en la misma ciudad.

 

DOCUMENTAL EGIPTO