India

Mujeres vestidas de vivos colores, Taj Mahal y budas multiseculares: tal es la imagen de la India exótica que nos venden los catálogos de las agencias de viajes. Bollywood, Slumdog Millionaire y centros de llamadas de Bangalore: la que vemos hoy día en nuestras pantallas Mezcla de civilizaciones antiguas y modernización galopante, la "mayor democracia del mundo" asocia una pobreza sobrecogedora con una élite de jóvenes millonarios, hoy más numerosos que en Estados Unidos. De las cimas del Himalaya a los parajes tropicales de Kerala, "el país del coco", esta tierra con la que soñaron tantos exploradores es un destino del que no se vuelve indemne.
Y es que resulta difícil conformarse con unas semanas. Dicho esto, pase una quincena o seis meses, esté seguro de que su estancia estará marcada por experiencias inolvidables: el espectáculo de la luna llena por encima del palacio de Pushkar, una visita a los dominios del Dalái Lama en las cumbres de Dharamsala o simplemente una invitación para tomar el té...
7000 kilómetros de litoral y ecosistemas únicos en el mundo sumergen al viajero en un mundo aparte. Este inmenso subcontinente compuesto por 28 Estados, más de mil millones de habitantes y 23 lenguas desorienta al europeo, poco acostumbrado a estas magnitudes. Y es que ya se sabe: iniciarse a sus numerosas costumbres y religiones, como el hinduismo o el budismo, es cosa de varias vidas... ¡Buen karma!

Delhi

Entre el mítico Oriente y la modernidad, la capital política de la Unión India ofrece una variada gama de contrastes. Delhi se extiende por la orilla derecha del Yamuna, un afluente del Ganges, y se divide entre Vieja Delhi, la ciudad fundada en el s. XVII, y Nueva Delhi, la capital del Imperio de las Indias construida por los ingleses. Un inextricable dédalo de calles llenas de carromatos tirados por bueyes, por un lado, y amplias avenidas trazadas con tiralíneas, por otro. En una parte, los monumentos indomusulmanes, como el Fuerte Rojo o la Mezquita Juma Masjid, y en la otra, los edificios administrativos y las embajadas.

Vieja Delhi

Los habitantes de Delhi llaman a este barrio, que corresponde a la ciudad fundada en el s. XVII por el Emperador Shah Jahan, la «Vieja Delhi» (Purani Dilli), aunque varios otros barrios de la capital son mucho más antiguos. Esta ciudad, rodeada de murallas de las que quedan importantes restos (al este), es la última de las sucesivas Delhi que se construyeron antes de que los británicos fundaran la «Nueva Delhi». Es la única que goza actualmente de la suficiente homogeneidad como para dar la impresión de ser una ciudad dentro de la ciudad.

Mausoleo de Humayun

Vasto jardín mogol (chahar bagh) cerrado, en cuyo centro fue edificado el Mausoleo de Humayun en 1565, como una beatífica morada en el paraíso de Alá. Nada más entrar, la perfección de las proporciones y el sobrio contraste entre el gres rojo y el mármol blanco resultan sobrecogedores, así como la transformación arquitectónica llevada a cabo desde la construcción de la tumba de Isa Khan, 20 años antes solamente. No se pierda la cámara funeraria, obra maestra de sobriedad y equilibrio.

Complejo de Qutb Minar

En el emplazamiento de la primera Delhi musulmana, fundada en el s. XIII por el General Qutb ud-Din Aibak, se eleva la Qutb Minar, torre-minarete que, desde lo alto de sus 73m, domina las demás estructuras y monumentos del parque. La Mezquita Quwwat ul-Islam, la más antigua de la India (1193) mezcla el estilo islámico y el indio (está construida con materiales reutilizados de templos jainos e hindús). Al oeste de la mezquita, la tumba de Iltutmish (1235), sucesor de Qutb ud-Din, es el primer sepulcro monumental erigido en la India.

Agra

Agra era una las tres ciudades más bellas del Imperio Mogol, junto con Delhi y Lahore (actualmente perteneciente a Pakistán), y sus fastos arquitectónicos no se limitan únicamente al Taj Mahal: descubrirá algunas de las creaciones más hermosas del s. XVII. Palacios, mezquitas y tumbas componen una suntuosa sinfonía de mármol blanco y gres rojo que tiene como telón de fondo unos jardines inspirados en el paraíso de Alá. Lamentablemente, el centro de la ciudad, sucio, desfigurado por una arquitectura horrorosa e invadido por una circulación anárquica, es una lacra que afea todas estas maravillas.

Taj Mahal

Ninguna prueba de amor más grande que este palacio de cuento de hadas, en realidad la tumba de la esposa del Sultán Shah Jahan, muerta al dar a luz. Fueron necesarios doce años de obras para levantar, en 1644, sus muros de mármol blanco, sus cuatro esbeltos minaretes y su cúpula, rodeada de cuatro quioscos. Conviene acercarse lentamente: recorrer las avenidas del jardín de estilo mogol, deteniéndose a admirar el perfecto reflejo del edificio en el estanque central, y aproximarse para contemplar detalladamente las delicadas filigranas del mármol y las incrustaciones de piedras preciosas... ¡Indudablemente, el Taj Mahal es tan bello de cerca como de lejos!

Fuerte de Agra

Como muchos fuertes de la época mogol, incluye dentro de su recinto rodeado por una doble muralla, residencias privadas y edificios religiosos. Construido en 1565 por Akbar, fue ampliado y embellecido en 1571 por el enamorado Sultán del Taj Mahal, Shah Jahan. Entre patios y jardines van sucediéndose los palacios (de Jahangir, de Khas Mahal) y los salones de audiencia (Diwan-i Am, Diwan-i Khas) de gres rojo y mármol blanco, con elementos arquitectónicos característicos del estilo mogol. Y como telón de fondo, el romántico Taj Mahal.

Mausoleo del Itimad ud-Daula

Con sus cuatro torres mirador de 13m de alto, el mausoleo (1628), construido por la Emperatriz Nur Jahan para su padre Mirza Ghiyas Beg, es como un Taj Mahal en miniatura... Su exterior está totalmente cubierto de mármol blanco con incrustaciones de piedras semipreciosas (jaspe, lapislázuli, ónice, etc.); delicados motivos en el interior que figuran fuentes de frutas, jarrones, cipreses, etc.

Mumbai

Bombay, la Bom Baim (buena bahía) de los portugueses, recibe en la actualidad el nombre maratí de Mumbai. Un archipiélago de 7 islas pantanosas ubicado en el mar de Omán se convirtió gracias a la polderización en un territorio único, y más en la capital económica del país. Los rascacielos se codean sin complejos con los barrios de chabolas.

Darjiling

El viaje a bordo del Toy Train, que nos lleva a Darjeeling salvando un desnivel de 1.500 m, es una experiencia inolvidable. El cultivo del té, que fue introducido por los ingleses a mediados del s. XIX en las colinas de los alrededores, ha hecho famoso en todo el mundo el nombre de es esta localidad de montaña que tiene por horizonte las deslumbrantes cumbres del Himalaya.

Udaipur

Udaipur enamora por su marco natural: la «Ciudad del Alba», fundada en el s. XVI, se extiende a los pies de los montes Aravalli, al borde de dos acuíferos, uno de ellos, el romántico lago Pichola. Encierra también un patrimonio bellísimo, empezando por su Palacio de la Ciudad, el palacio más grande del Rajastán: erigido entre los ss. XVI y XX, ofrece una mezcla de estilos rajput y mogol. Sin olvidar las haveli y los templos de la ciudad vieja.

Ciudad Vieja de Udaipur

Las aguas del lago Pichola bañan los pies de las casas encaladas de la ciudad vieja. Un entramado de estrechas callejas donde encontrará el antiguo Palacio del Maharajá de Bagore (Bagore ki Haveli), ahora un museo, o el Templo de Jagdish (s. XVII), bonito encaje esculpido en mármol. Recorra tranquilamente sus mercados y bazares: los consumidores de té apreciarán especialmente el Mercado Vegetal, mientras que los amantes de las telas y las joyas preferirán el Bazar Bara.

Complejo del Palacio de la Ciudad

El palacio del Maharajá de Udaipur, o Palacio de la Ciudad, está considerado como el mayor palacio-fortaleza del Rajastán: 500m de largo por 30m de alto. De marcada influencia mogol, domina el Lago Pichola y ofrece una impagable vista de la ciudad. Un verdadero laberinto, donde se suceden varios palacios, que encierran incontables tesoros: Dilkush Mahal (miniaturas), Chini Mahal (azulejos de porcelana), Surya Chaupar (máscara de cobre cubierta de oro), etc. Una parte se ha acondicionado como hotel, mientras que el resto alberga el Museo Palacio de la Ciudad.

Museo Palacio de la Ciudad

Un laberinto de palacios, corredores y escaleras (itinerario único, indicado con flechas). Suba las escaleras y entre en la primera construcción de la izquierda. En el 1º piso, a la derecha, colecciones de miniaturas y de armas, con la armadura de Pratap Singh (75kg) y la cota de malla de su caballo, Chetak, que lleva una trompa de elefante para engañar a las monturas enemigas y asustarlas.

Varanasi

La luz de Shivá ilumina desde hace más de 2.500 años la antigua Benarés, hoy llamada Varanasi, haciendo refulgir la cúpula de Vishvanath, el templo principal dedicado al dios. En los ghats se apiñan los peregrinos que vienen a hacer sus abluciones purificadoras en las aguas sagradas del Ganges.

Velha Goa (Vieja Goa)

Un dicho portugués rezaba así: “El que ha visto Goa no necesita ver Lisboa”. Y sin embargo la espléndida ciudad de Vehla Goa está abandonada desde 1684. De su próspero pasado conserva algunas iglesias, como la de Santa Catalina (1513), que fue la primera que se construyó, pero quedan pocos sus espectaculares mansiones y palacios.

Jodhpur

La llegada a Jodhpur impacta, al ver aparecer la colosal Fortaleza de Mehrangarh, auténtico nido de águilas erigido en la cima de un promontorio. Su nombre, el «Fuerte de la Majestad», remite al pasado heroico de los príncipes caballeros de Jodhpur. El interior esconde un verdadero decorado de las «Mil y Una Noches», aspecto cortés de la vida de los soberanos rajputas. Aunque en todas las edificaciones de Jodhpur se haya utilizado el gres rosa de la región, deambulando por el casco antiguo de la ciudad entenderá por qué se la apoda la «Ciudad Azul»: todas las viviendas están encaladas con índigo.

Fortaleza de Mehrangarh

Jodhpur está dominada, desde mediados del s. XV, por la impresionante Fortaleza de Mehrangarh, el «Fuerte en Majestad», obra de arte de la arquitectura rajputa en piedra caliza ocre. Fue la residencia de los maharajaes hasta principios del s. XX. Los palacios y patios se han convertido en museo. Recorra las murallas para disfrutar de una vista excepcional de la ciudad: entenderá por qué Jodphur es conocida como la «Ciudad Azul».

Museo del Fuerte de Mehrangarh

Descubra el fasto de los maharajaes rajputs en este museo, acondicionado en el seno de la Fortaleza de Mehrangarh. Interiores suntuosos (Takhat Mahal, decorados con espejos y bolas de cristal de colores; Phul Mahal, cubierto de dorados y pinturas murales del s. XIX; Takhat Vilas, el dormitorio, con techo de marquetería), palanquines y barquillas notables (Palki Khana) y delicadas miniaturas que ilustran la vida en la corte (Umaid Mahal).

Umaid Bhawan

Un palacio de las Mil y Una Noches, concebido por el arquitecto inglés Henry Vaughan Lanchester para el Maharajá de Jodhpur Umaid Bhawan. Gigantesca residencia de gres rosa, que domina la ciudad, construida en estilo Art Deco entre 1927 y 1944. Cuenta con 350 habitaciones compartidas, desde finales de los años 1970, por la familia real, un pequeño museo... y un hotel de lujo. Recorra los inmensos y lujuriantes jardines para hacerse una idea de la grandeza del último gran palacio de la India.

Capital : Nueva Delhi (302 363 hab.)

Superficie : 3 287 590 km2

Población : 1 156 897 700 hab.

Lenguas oficiales : hindi, inglés

Moneda : Rupia india

Cuándo ir

Viaje de preferencia entre mediados de octubre (después de la época de lluvias) y marzo (antes de que empiece el calor sofocante), para disfrutar del cielo azul y de unas temperaturas agradables. Los días son relativamente cortos y el frío de la noche se disipa lentamente.

Diferencia horaria

Cuando en Delhi son las 11, en Madrid son las 7.30 (o las 8.30 en verano).

Formalidades

Pasaporte válido (hasta 6 meses después de su regreso) y visado expedido por la embajada.

Comer

Horarios – 12.30-15 y 19.30-23 (21 en los lugares poco turísticos).

Comidas rápidas – “Sweet shops” en los mercados, puestos y vendedores ambulantes.

Alcohol

El consumo de alcohol no forma parte de la cultura local y muchos hoteles y restaurantes no lo proponen.

Compras

Horarios

Tiendas modernas: 10-18.30.

Puestos tradicionales: 9-20.

Cierre: el día de cierre puede ser el domingo, el lunes o el martes.

Regateo

El mínimo precio se regatea hasta la saciedad.

Propina

Una propina es siempre bienvenida, aunque no sea costumbre. Una pequeña gratificación le permitirá algunos privilegios, pero esta práctica incita a la corrupción…

Recuerdos

Hay muchísimas cosas que se puede traer de recuerdo: alfombras, tejidos y cuero, ropa, pinturas, alfarería, madera, pietra dura, perfume…

Antigüedades – Las copias de bronces y otros objetos artísticos son innumerables, y a veces excelentemente imitadas, pero las piezas originales son escasísimas.

Joyas – Las cosas de oro, plata o piedras preciosas cómprelas sólo en tiendas conocidas.

Correos

Las oficinas abren de lunes a sábado de 10 a 12 o 17. Calcule una semana hasta que su carta llegue a España. Evite los buzones y vaya a que le sellen la carta directamente a Correos, es muy habitual el robo de sellos.

Costumbres

Hay que saber interpretar la continua inclinación de cabeza de un hombro a otro que quiere decir “de acuerdo”, “vale”. Quítese los zapatos al entrar en una casa siempre y cuando los anfitriones se descalcen. Las mujeres evitarán la ropa que deje al descubierto los hombros, el escote y las rodillas. Póngase una túnica por encima del pantalón. Si no hay cubiertos coma con la mano derecha.

Desplazarse

En coche

El coche es el mejor medio de transporte para descubrir la India. Los indios conducen, en teoría, a la izquierda.

En tren

El placer de la aventura puede que le haga olvidar la extrema lentitud de este medio de transporte y los frecuentes retrasos. www.indiarailinfo.com.

En autobús

Es el medio de transporte más flexible, pero también el más lento.

En taxi colectivo

Los taxis colectivos funcionan como pequeños autobuses y cuestan casi lo mismo. Hacen un recorrido fijo.

En rickshaw

Los triciclos motorizados negros y amarillos, que se encuentran por todos sitios en las ciudades, cuestan casi la mitad que un taxi. Los de Delhi (verdes y amarillos) son los únicos que están equipados con un contador.

En ciclo-rickshaws

Bicicletas dotadas con un asiento trasero, cuestan entre un 30 y un 50 % más baratos que los rickshaw motorizados.

Días festivos

Días fijos

26 de enero – Aniversario de la Constitución (1950).

15 de agosto – Día de la Independencia (1947).

2 de octubre – Aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi.

Días variables

Algunos días festivos dependen del calendario lunar.

Dinero

Moneda

La moneda nacional es la rupia india (INR o Rs), que está dividida en paise.

Cambio

Las rupias sólo se pueden comprar in situ. Las transacciones son más rápidas en las oficinas de cambio (las hay en todas las ciudades turísticas) que en los bancos. No acepte billetes de 500 y 1 000 Rs (demasiados billetes falsos, incluso en los cajeros), ni tampoco billetes estropeados o rotos.

Bancos

Los bancos suelen abrir de lunes a viernes de 10 a 14 (19 en los grandes hoteles) y sábados de 10 a 12.

Tarjetas de pago

Los cajeros automáticos se encuentran por todos sitios. Los establecimientos de categoría media y superior aceptan este medio de pago. En las tiendas su uso suele llevar una comisión de entre el 5 y el 20 %.

Cheques de viaje

Deben estar emitidos por el banco American Express o Thomas Cook.

Presupuesto

Una habitación doble en un hotel confortable: 2.500-6.000 rupias.

Una comida en un buen restaurante: 350-500 rupias.

Un trayecto en rickshaw: unas 50 rupias.

Una botella de agua: 10-20 rupias.

Electricidad

La corriente es de 220 V con enchufes de tipo europeo. Los cortes de electricidad son corrientes, pero la mayoría de los hoteles tienen su propio generador.

Embajadas y consulados

Embajada de España – 12, Prithviraj Road - 110011 New Delhi - tel. (011) 41 29 30 00 - www.maec.es/subwebs/embajadas/nuevadelhi.

Salud

Enfermedades

La diarrea del turista es la patología más frecuente.

La giardiasis, la disentería,el cólera, la tifoidea y la hepatitis A, debidos al consumo de alimentos o de agua en mal estado, provocan los trastornos más graves.

Para evitar el paludismo, el dengue y la encefalitis japonesa protéjase de los mosquitos.

Agua y alimentos

Beba agua “mineral” (en realidad se trata de agua purificada), que se vende por todos sitios. Rechace los cubitos de hielo y evite los helados artesanales y los zumos de fruta cortados con agua. Lave bien la fruta y la verdura. Procure no consumir productos crudos o poco hechos.

Servicios médicos

Todos los hoteles importantes proponen los servicios de un médico anglófono. Prefiera las clínicas privadas a los hospitales públicos y en caso de problema serio más vale repatriarse.

Urgencias

Policía - tel. 100

Bomberos - tel. 101

Ambulancia - tel. 102.

Teléfono

Llamar a la India desde el extranjero

00 + 91 + prefijo urbano (sin el 0 inicial) + número del abonado.

Llamar desde la India

00 + 34 + número del abonado.

Llamadas nacionales

Locales – Marque simplemente el número del abonado.

Interurbanas – Marque el prefijo urbano + número del abonado.

Visitas

Horarios

Museos: abren de 10 a 16.30 o 17, salvo lunes y festivos.

Monumentos: suelen abrir de 9 a 17 y muchos lugares están abiertos desde la salida hasta la puesta del sol.

Costumbres

Antes de entrar en un lugar de culto quítese los zapatos y cúbrase la cabeza o las piernas, en función del lugar. Conviene hacer un donativo.

Salud

Ver también Sobre el terreno (de la A a la Z).

Vacunas recomendadas: DT Polio, hepatitis A y B y tifoidea; y para una estancia en zona rural, encefalitis japonesa y rabia.

Tratamiento antipalúdico que tendrá que adaptar dependiendo de las regiones que visite.

Contrato de asistencia aconsejado (algunas tarjetas de pago lo incluyen sistemáticamente).

Botiquín

No olvide echar en la maleta un antibiótico de amplio espectro, un antidiarreico y un antiséptico intestinal, pastillas para purificar el agua y repelente para los mosquitos.

 

DOCUMENTAL INDIA